Sábado 24/9/2022

Newsletter

Fecha de la newsletter: 17-12-2014

Frente común en la profesión para evitar que los farmacéuticos realicen tareas de las enfermeras

Sanidad se comprometió a que no asumirán competencias de nuestra profesión

La profesión de Enfermería ha tenido que volver a tomar cartas ante un asunto que parecía que podía acabar en que otro colectivo profesional realizase funciones propias de las enfermeras. Así sucedió ante el contenido del acuerdo que los colegios de Farmacéuticos pretendían que respaldase la Conselleria de Sanidad, el cual, a tenor de las informaciones a las que se tuvo acceso, incluía aspectos que podían haber invadido las funciones propias de Enfermería.

Ante ello, el Colegio de Enfermería de Alicante, el CECOVA, la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) y SATSE configuraron un frente común contra esta medida trasladando a los medios de comunicación la total oposición a la misma. Iniciativa que se complementó con la petición de una reunión con el conseller de Sanidad por parte de la Organización Colegial de Enfermería de la Comunidad Valenciana. En ella, Llombart se comprometió con la presidenta del Colegio, Belén Payá, y con el presidente del CECOVA, José Antonio Ávila, a que la firma del acuerdo marco entre la Conselleria y los colegios de Farmacéuticos de la Comunidad Valenciana no incluirá la asunción por parte de estos de competencias de Enfermería.

 

Tareas cubiertas

Unas competencias que, tal y como se indicaba en un comunicado de prensa distribuido por Colegio y CECOVA, ya vienen realizándose desde Atención Comunitaria por parte de las enfermeras de este ámbito y, particularmente, por las enfermeras gestoras de casos. “Una figura que se es la encargada de identificar a los pacientes complejos (enfermos crónicos avanzados y pacientes paliativos, en su mayoría con ingreso domiciliario), de organizar una respuesta sanitaria adecuada a sus necesidades, de coordinar el apoyo y la atención a sus cuidadores y de realizar el seguimiento y la continuidad asistencial del enfermo”, se apuntó.

Por tanto, desde el Colegio de Enfermería de Alicante se expresó la extrañeza con respecto a “cómo se puede plantear siquiera dejar de aprovechar al máximo los recursos públicos existentes, como es el caso de la enfermera de Atención Comunitaria, en general, y de la gestora de casos, en particular, y plantear destinar nuevas partidas económicas a sufragar una actividad para la que los profesionales de Enfermería están especialmente formados y capacitados para ella desde su formación de pregrado. Reconvertir las oficinas de farmacia en centros de salud no es una buena política de eficiencia económica”.

Además, se recordó que la realización de técnicas invasivas en los pacientes no es una competencia reservada a todos los profesionales sanitarios, por lo que se hubiera tenido que estudiar muy en detalle y detenidamente todo aquello que se plantease en este sentido en el ámbito del citado acuerdo marco entre farmacéuticos y Sanidad.

Tanto desde el Colegio como desde el CECOVA, AEC y SATSE se expresó la extrañeza de que en unos momentos en los que se habla de la máxima eficiencia en los recursos públicos se plantease la posibilidad de usar a los farmacéuticos para hacer algo que ya vienen haciendo las enfermeras de Comunitaria, como se ha indicado.