II CONCURSO DE MICRORRELATOS enfermeros  (2018)


microrrelatos ganadores de cada mes

Ganador del mes de marzo
Lema: Cuidados al final de la vida

"EL CAMINO DEL GUERRERO" de Mª Teresa Fornés Sendra

De regreso a casa puso el limpiaparabrisas de su coche sin conseguir mantener el camino visible, pues no había nada que limpiase sus ojos de aquellas lágrimas tan amargas. Más de 100 km separaban el hospital de su casa y a pesar de la distancia no conseguía deshacerse de todas esas historias que al finalizar el turno le acompañaban.

Esa noche llevaba al pequeño Hugo de copiloto en el coche, recordando las veces que ese día entró a la habitación donde ese pequeño guerrero luchaba su última batalla junto a sus padres y su fiel amigo peludo Tobi, el hospital accedió a dejar que el perro del niño se despidiese de su querido amigo, fue una terapia muy positiva y una lección de lealtad y fidelidad que dejó a todo el personal sin pañuelos suficientes. A media hora de finalizar su turno Hugo les brindó su último aliento.

Ganadora de la segunda edición del Concurso de Microrrelatos 

Ganador del mes de abril
Lema: Enfermeras ante la violencia de género

"SEGUNDA OPORTUNIDAD" de Patricia Arcaina Toledo

A veces, una mirada es suficiente para decir "basta".

Mientras que mi pequeño se despedía como de costumbre con un - Mami que tengas la noche más buena del mundo. María sufría en silencio esperando a que "la noche más buena del mundo" fuera para ella.

Acompañada por su pareja, ingresada por neumonía María llevaba dos días en la planta. Entré en la habitación, él tumbado sobre la cama, ella en el sillón temblorosa y con los ojos llorosos. Una simple mirada fue la que me hizo darme cuenta q algo no iba bien. Le puse el antibiótico y pedí q nos dejara solas para comprobarle la sonda.

Fue el comienzo de una larga noche que acabó con un cartel de "Restricción de visitas" en la puerta de su habitación.

Quizás esa mirada fue la llamada a una segunda oportunidad a la vida.

Ganador del mes de mayo
Lema: Humanizando los Cuidados

"LA ÚLTIMA MIRADA"  de Nuria Puche García

Sobraban las palabras entre ellos.

Acariciaba su mano con la suavidad que el viento acaricia una cortina en una noche de verano.

No se habían visto nunca, pero le hacía sentir esa paz que se siente al oír la brisa del mar en Noviembre.

Observaba que dar la mano calmaba más que cualquier medicamento, que esa mirada curaba más que miles de consultas y aquella sonrisa era el mejor antídoto en ese momento.

No sabía por qué, pero percibía que esa última mirada también le pertenecía a ella..., y entonces comprendió que acababa de conocer a un ángel de bata blanca.

Entonces voló en paz...
Y no sé quién ayudó más a quién

Ganador del mes de junio
Lema: Respetando la intimidad

"EMOCIONES" de Patricia Arcaina Toledo

Su último año en la universidad, y casi sin ser consciente de ello, en unas horas, terminaba su trabajo final de carrera. "Emociones" ese era el título elegido.

Su paso en prácticas por el hospital le había hecho reflexionar tanto sobre el respeto a la intimidad del paciente, que decidió escribir sobre ello.

La confidencialidad y protección de datos fueron dos de los aspectos en los que quiso profundizar.

Damos prioridad a la atención física dejando de lado muchas veces a las emociones del paciente.

Calidez, empatía, seguridad, protección, respeto...privilegios de una enfermera . Así concluía el trabajo que Luz superó con creces

Ganador del mes de julio
Lema: Integración y trabajo en equipo en la prestación de Cuidados

"Manos compartidas" de Patricia Arcaina Toledo

1 de julio, ese día tan querido y a la vez tan temido con el que sueñas constantemente, el primer día.

¿Dónde iré? ¿Con quién estaré ?¿Sabré hacer todo? ¿Podré pinchar a la primera?.Cuántos sentimientos acumulados para descargarlos en el primer turno.

Llegué a las tres y ahí estabas tú, esperando a que nos contaran el relevo. Habían diagnósticos que se me escapaban, pruebas que no conocía, cuánta incertidumbre que en siete horas tenía que controlar.

Ese día tus manos fueron también las mías, tu experiencia fue la que calmó mis nervios, tu control sobre el paciente y tu empatía, fue la que hizo que superara mis siete primeras horas.

Pasados trece años, en las horas de cada turno, tus manos y las mías, nuestras manos, siguen siendo compartidas,porque somos un gran equipo gracias a ti, compañera.


Ganador del mes de septiembre
Lema: Cuidados culturalmente competentes

"Recuerdos de Tánger" de Laura Monteagudo Zahonero

- ¡Sigue Ada! ¡Más, ya casi está! ¡Lo haces genial! - Eran algunas de las palabras que podían escucharse desde la dilatación 3. Ada estaba agotada, apenas podía sostenerse, y tenía adoloridas zonas de su cuerpo que desconocía hasta hoy. Justo cuando ella más parecía necesitarlo, Lucía agarró firmemente su mano, la miró a los ojos y con una sonrisa le dijo - ¡TU PUEDES! – Ada hizo acopio de todas sus fuerzas y segundos más tarde estrechaba entre sollozos al pequeño Hakim, mientras el gran amor de su vida le regalaba su primera mirada.

Fue al marcharse Ada cuando Lucía se percató de aquella nota escrita en árabe, de la cual únicamente entendía su nombre, y que más tarde supo que decía “Aunque no te conozco, ahora eres muy importante para mi, nunca te olvidaremos”. Y fue así como Lucía entre lágrimas, se prometió que ella tampoco les olvidaría jamás.

Ganador del mes de octubre
Lema: Trabajando por la igualdad

"La candidata perfecta" de Sara de Lope Calvo

La primera de su promoción, un estado físico envidiable, las ideas claras y la mente inquieta. Era la candidata perfecta, lo cual no encajaba con las miradas de desdén de algunos compañeros. Algunos apostaban sobre qué droga tomaría para poder aguantar el ritmo.

Vanesa era la encargada de realizar su examen de salud, y cuando estampó el APTO sobre el papel, sintió el mismo orgullo que si hubiera sido su propia victoria personal.

1er Ganador del mes de noviembre
Lema: Estudiantes en el servicio. Formación de futuros profesionales

"Nos llaman héroes" de María Esquerdo Zaragoza

Nos llaman héroes, a veces nos denominan villanos, otros incluso nos consideran sobrehumanos. Cronos unos días juega en nuestra contra y otros a nuestro favor, mientras nuestro ritmo lo marcan las agujas del reloj. Paseamos de la mano junto con alegría y tristeza, a nuestro paso nos miran con recelo miedo y rareza. Tras unas pequeñas ventanas entra la claridad del sol, la vitamina D la tomamos bajo las luces de neón. Perfundimos a través de bombas que nunca explotan, jugamos con gases sin forma definida, velamos los sueños alejando las pesadillas. Cuando el corazón pierde su ritmo le marcamos de nuevo el compás y si alguna vez hace un parón inyectamos energía para que marque de nuevo el son.  

Cuidan, protegen y auxilian aquellos que con sus caricias alivian. Nos llaman héroes, a veces nos denominan villanos, otros incluso nos consideran sobrehumanos. Pero lo que realmente somos es SANITARIOS.

2º Ganador del mes de noviembre 

Lema: Estudiantes en el servicio. Formación de futuros profesionales

"Motivación de un cuidador" de Ángela V. González Viejo

Mis piernas iban cediendo más con cada paso y una sensación de mareo me envolvía. Los dueños del bar salieron a ayudarme, sujetando la silla de mi madre con Alzheimer cuando me desplomé. 

Oía palabras (hipoglucemia, anorexia, hipotensión…) procedentes de los sanitarios que me atendían. ¿Hablarían de mí? ¿Y mi madre, donde estaba, quién le daría la comida y le cambiaría el pañal? 

La voz de la enfermera que me atendía me decía “está solucionado, ahora tienes que cuidarte tú, porque si no, no podrás cuidar de ella más”. Sus palabras me hicieron pensar. No me podía arriesgar a dejar a mi madre sola en su proceso. Fue entonces cuando entendí los consejos de mi enfermera, y fue cuando un haz de motivación inundó mi cuerpo (motivación que a todo cuidador nos falta en ocasiones) para lograr estar con mi madre hasta el final.

Ganador del mes de diciembre (en resolución)

Lema: Cuidando al cuidador

"Siempre a tu lado" de Marta Mateu Martínez

Innumerables días y noches pasaba junto a una de las personas que más quería, su marido. Dejando de lado su vida para entregársela a él.

A pesar del cansancio y de todas las dificultades, ahí estaba ella amorosa y sonriente, disponible veinticuatro horas al día. Aunque todo ese amor siempre reinaba, había días en los que el cansancio y la desesperación acudían sin piedad y ella en momentos de necesidad nos confesaba que su marido muchas veces la miraba, pero no la reconocía.

Lo que no sabía era que todos los que estábamos cerca de ella y la veíamos diariamente reconocíamos su valentía, su entrega, su constancia y por supuesto su amor. Ese que al final incluso en los peores días lo inundaba todo y dejaba que hasta aquel que ya no recordaba quién era, pudiera sentir ese amor que desprendía solo mirándola y entonces recordarla por completo.