En nuestra web utilizamos cookies para análisis, y contenido personalizado. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso.
CERRAR
Viernes 16/11/2018

Últimas noticias

20/06/2018

Recogida de material para un proyecto de Clínica Móvil en la frontera de Bosnia-Serbia

Del 21 al 27 de junio

El Grupo de Cooperación al Desarrollo del Colegio de Enfermería de Alicante ha habilitado en las dependencias del Colegio una caja para la recogida de material de curas y medicamentos básicos para un proyecto de clínica móvil en la frontera entre Bosnia y Serbia a favor de la asociación alicantina ONG KARAM, Colectivo de Apoyo al Refugiado en Alicante y el Mediterráneo.

Es de vital importancia que se trate de material no caducado y en buen estado, con los blísteres completos en sus cajas y que se limiten las donaciones a la lista proporcionada.

Las donaciones de material pueden realizarse entre el 21 y el 27 de junio.

Las principales necesidades de material son:

  • Material de cura: gasas, apósitos, esparadrapo, betadine, antibióticos y pomadas.
  • Material de sutura.
  • Mantas térmicas
  • Vendas elásticas y de comprensión.

Y de medicamentos:

  • Antibióticos de amplio espectro.
  • Antifúngicos.
  • Antivirales.
  • AINES.
  • Antihistamínicos.
  • Permetrinas.
  • Antidiarreicos.
  • Antiherpéticos.
  • Antrigripales
  • Antipruriginosos.
  • Antihelmínticos.
  • Antitérmicos.

 

PROYECTO CLÍNICA MÓVIL  ASOCIACIÓN KARAM

El proyecto de la clínica en las fronteras de Serbia y Bosnia comenzó en el verano de 2017 tas el gran bloqueo en la frontera serbocroata tras su cierre total.

La compañera de Karam, Carlota Boyer (estudiante de Psicología con experiencia en campos de refugiados), junto con otro activista alicantino (enfermero con experiencia en campos de refugiados) decidieron formar el proyecto de la clínica, junto a la ONG No Name Kitchen, para dar asistencia sanitaria a estas personas que malviven en los bosques de la frontera.

Las principales razones que llevaron a esta acción fueron principalmente la escasez de atención primaria que se daba, ya que Médicos Sin Fronteras acudía tan solo dos mañanas a la semana y la sede se sitúa en la capital de Serbia, a tres horas en coche.

A finales de mayo de 2018, las personas refugiadas cansadas de esperar (la mayoría lleva 2 años en Serbia en condiciones infrahumanas) tras los numerosos intentos fallidos de cruzar esta frontera y la inexistencia de vías seguras para ser acogidos en países de la Unión Europea (algunos han intentado cruzar hasta 60 veces) se han trasladado a Bosnia para intentar esta nueva vía. Por tanto, la situación actual es de 600 personas refugiadas, aproximadamente, paradas en la frontera con Croacia sin ninguna asistencia diaria primaria (se puede derivar a MSF en casos graves). Esta es la razón que les lleva a desplazarnos de nuevo para asistir en la labor humanitaria que requiere esta crisis de valores hacia las personas refugiadas.

Su tarea es asistir, en la manera que se les permite, ya que en Serbia la ayuda humanitaria era ilegal y conllevaba encuentros con la policía que dificulta su trabajo, a las personas refugiadas y menores no acompañados que requieren de:  atención sanitaria de primera intención, derivación posterior en caso de necesidad, seguimiento de heridas y patologías no complicadas y administración de medicamentos en base a protocolos generales y administrados por el compañero enfermero, y asistencia psicológica. Para ello, se desplazan junto a la “clínica portátil” a las fronteras y localizaciones de los bosques donde se encuentran escondidos.

El perfil de personas refugiadas en estas fronteras es principalmente hombres y jóvenes entre 10 y 30 años, y familias con mujeres embarazadas.

Las necesidades a nivel sanitario vienen dadas principalmente por el constante y diario abuso policial que causa heridas, fracturas, y luxaciones. Por otra parte, se ven sometidos a una huida constante con las consiguientes heridas, quemaduras y esguinces. En otros casos también son mordeduras de perro de la policía que causan graves infecciones. La falta higiénica y el hacinamiento provocan gran cantidad de hongos, herpes, gripes, infecciones dérmicas, otitis, conjuntivitis, gastroenteritis, sarna, etc.